Sesgo de veracidad

De Mentira Pedia
Saltar a: navegación, buscar

Contenido

CONCEPTO

Aunque el término fue etiquetado por Zuckerman et al, 1981 y Zuckerman, Koestner, Colella & Alton, 1984 como sesgo de veracidad “truthfulness bias” este sesgo se ha documentado mayoritariamente y se ha aceptado de manera común bajo el nombre de sesgo de la verdad “Truth bias”, así llamado por McCornack & Parks (1986).

Se puede definir como la tendencia a creer, juzgar de una manera activa o suponer pasivamente que la comunicación de otra persona es honesta. Tendemos a creer que los demás dicen la verdad con más frecuencia de la que deberíamos. (http://timothy-levine.squarespace.com/deception) Los seres humanos tendemos a creer que los demás nos dicen la verdad con mayor frecuencia de lo que realmente lo hacen, efecto al que suele denominarse comúnmente “sesgo de verdad” (Bond y DePaulo, 2006). 


INVESTIGACION

Cuando nos centramos específicamente en el ámbito de la detección no verbal del engaño normalmente la mitad de las declaraciones presentadas son verdaderas y la otra mitad son falsas. El acierto de un observador es similar al azar, es decir, tenemos una precisión del 50%. Empíricamente En 1980, Kraut indicaba que la precisión media era del 57%. Dos décadas más tarde, Vrij (2000) promedió la precisión obtenida siendo casi idéntica a la hallada por Kraut: 56.6%. Más recientemente de manera más meticulosa y exhaustiva Aamodt y Mitchell (en prensa) han determinado que la credibilidad tenía una precisión media del 54.5%. En otro trabajo más amplio y en la misma línea Bond y DePaulo (en prensa) hallaron una precisión media del 53.4%. Contamos con una precisión extremadamente pobre y evidenciamos lo torpes que somos detectando mentiras.

¿Qué pasa concretamente con la detección de la mentira? La investigación muestra que las personas identificamos con mayor facilidad verdades que mentiras (Levine, Park y McCornack, 1999). Esto es así porque presentamos una tendencia a considerar que los demás dicen la verdad, lo cual incrementa nuestra precisión al juzgar verdades y la reduce al juzgar las mentiras (Levine et al., 1999; Masip et al., 2002b). Así, por ejemplo, en el meta-análisis de Bond y DePaulo (en prensa) se halló que el porcentaje medio de juicios de verdad fue del 55.0%, significativamente superior al 50% esperado por azar. Esto hizo que la precisión al juzgar declaraciones verdaderas se situara en el 60.3%, sensiblemente por encima de la precisión al juzgar declaraciones falsas, que alcanzó tan sólo la tasa del 48.7%.

Es curioso, sin embargo, observar que esta tendencia se invierte en los policías, observándose en la mayoría de ocasiones una precisión superior para las declaraciones falsas que para las verdaderas (Bond y DePaulo, 2006; Meissner y Kassin, 2002). Esto se debe a que los policías tienden a hacer más juicios de mentira que de verdad, es decir, muestran un sesgo de mendacidad.

Las investigaciones demuestran que las personas están más inclinadas a la verdad cuando interactúan cara a cara (Buller et al., 1991), cuando no están prevenidas de un engaño inminente (por ejemplo, Levine et al., 2000, McCornack & Levine, 1990). (McCornack & Parks, 1986), agregan que cuando la familiaridad entre los interlocutores aumenta, también se incrementa la confianza en la habilidad para detectar la mentira. Este aumento en la confianza hace que el detector crea que su interlocutor nunca le miente. Quizá el sesgo en la atribución de la veracidad tiene un efecto negativo sobre la exactitud en la detección de la mentira, porque el detector está tan seguro de que la persona con la cual está vinculado, no le está mintiendo que por lo tanto no busca claves que indiquen un engaño. Los resultados obtenidos confirman esta hipótesis, la relación entre la familiaridad y la exactitud está mediada por la confianza en los juicios y el sesgo de atribución de la verdad. Así, a mayor vínculo en la relación mayor será el sesgo de atribución de veracidad que se da basado en la confianza al momento de detectar una mentira (Millar & Millar 1995)

Las investigaciones mas recientes como (Halevy, Shalvi y Verschuere, 2013) tienen en cuenta que la gente tiende a decir la verdad, y con todo el sentido, a falta de información adicional, suponemos que nos comunicamos de forma honesta. Según la teoría del Detector de Mentiras Adaptativo (Adaptive Lie Detector o ALIED; Street, 2015), esto es lo que causa el sesgo de verdad. Para poner esta predicción a prueba, se sembraron de incertidumbres en los participantes, limitando la cantidad de información que tienen a su disposición (Street y Masip, 2015; Street y Richardson, 2015a) o interrumpiéndoles (Street y Kingstone, 2016). Bajo estas condiciones de incertidumbre, la gente parece mostrar un sesgo de verdad, tal y como predice la teoría spinoziana de la mente (Gilbert y col., 1990). Sin embargo, sólo muestran este sesgo si se les obliga a emitir un juicio. Si se les da la opción de decir que no están seguros, entonces el sesgo desaparece (Street y Kingstone, 2016; Street y Richardson, 2015a).

El sesgo de verdad aparece porque la gente no está segura, pero se ve forzada a emitir un juicio.


APLICACIONES

Este hallazgo tiene importantes implicaciones para la investigación del engaño ya que nos sugiere que podemos necesitar reevaluar muchas conclusiones comunes sobre la comunicación del engaño. (Levine, T. R., Park, H.. S., & McCornack, S. A., 1999)


REFERENCIAS

McCornack, S.A. & Parks, M.R. (1986) Deception Detection and Relationship Development: The Other Side of Trust

Levine, T. R., Park, H.. S., & McCornack, S. A. (1999). Accuracy in detecting truths and lies: Documenting the “veracity effect.” Communication Monographs, 66, 125-144

Timothy R. Levine, Rachel K. Kim, Hee Sun Park & Mikayla Hughes (2006) Deception Detection Accuracy is a Predictable Linear Function of Message Veracity Base-Rate: A XºFormal Test of Park and Levine’s Probability Model Communication Monographs Vol. 73, No. 3, pp. 243-260

J Masip, E Garrido, C Herrero - Anuario de Psicología Jurídica, 2002

Street, C. N. H. (2016). ALIED: Una teoría de la detección de mentiras. Ciencia Cognitiva, 10:2, 45-48

De Interés

Timothy R. Levine Distinguished Professor & Chair of Communication Studies, University of Alabama at Birmingham (Website)

--Pedro Cárdenas Gómez (discusión) 08:56 21 mayo 2017 (UTC)

Herramientas personales
Espacios de nombres

Variantes
Acciones
Navegación
Herramientas