Principio de Plausibilidad

De Mentira Pedia
Saltar a: navegación, buscar

Para definir el Principio de Plausibilidad, nos remitimos a la definición de la Real Academia de La Lengua Española sobre el término plausible Del lat. Plausibĭlis. 1. adj. Digno o merecedor de aplauso.2. adj. Atendible, admisible, recomendable. El uso más común que le damos a esta palabra es el segundo, Para ser más precisos, en función del empleo que se le dará en este apartado, el término plausible se asocia con lo que es aceptable, válido o creíble.


El principio de plausibilidad explica los diversos recursos a los que recurre un mentiroso en función de crear su historia. Para ello emplea diferentes estrategias que le ayudan a disminuir la carga cognitiva y así reduce la posibilidad de delatarse. Dentro de las estrategias que emplea la persona que miente, está la de preparar su mentira con anticipación o recurrir a vivencias reales que tengan relación de semejanza con lo que narra. De no ser posible esto, acudirá a [| esquemas cognitivos]. Es decir echará mano de “scripts” o guiones sustentados en patrones de comportamiento, sesgos, prejuicios y creencias socialmente aceptados según el contexto. En último término deberá inventar la mentira por completo, lo cual resulta más complejo en términos cognitivos y pone en riesgo su credibilidad. (Walczyk et al., 2014).


El Principio de Plausibilidad se enmarca dentro de la reciente [|orientación cognitiva] en detección de mentiras Blandón-Gitlin, I. et al. (2017) y forma parte del modelo creado por [Jeffrey J. Walczyk | Walczyk, J. et al. (2014)], Teoría de la Activación Decisión Construcción Acción (ADCAT)

Índice [ocultar]

• Investigación • Aplicaciones • Críticas • Véase también • Referencias • Enlaces externos


Investigación

Para la detección de las mentiras se ha recurrido a aproximaciones basadas en la conducta no-verbal, las palabras y las reacciones fisiológicas del posible mentiroso. Los | meta-análisis de las últimas décadas han puesto en evidencia varios mitos respecto a la detección de mentiras, que pese a ser muy aceptados popularmente, han venido decayendo ante la evidencia empírica.

La mentira no se detecta a partir de la observación de la conducta. .Desde orientaciones cognitivas se entiende que los posibles indicadores de la mentira obedecen más a factores cognitivos que emocionales. Las emociones pueden ser muy similares, lo que las hace poco útiles para la detección de mentiras. Por el contrario, las operaciones mentales que debe hacer el mentiroso para construir y contar su historia son muy distintas de las que debe hacer una persona sincera. Las investigaciones han demostrado que mentir es cognitivamente más complejo que decir la verdad, entonces si durante la entrevista se incrementa artificialmente la dificultad cognitiva, esto resultará más perjudicial para el mentiroso (que ya tiene que hacer un gran esfuerzo cognitivo al mentir) que para quien diga la verdad. En consecuencia, el mentiroso puede llegar a mostrar señales de sobrecarga cognitiva. (Blandón-Gitlin, I. et al., 2017)

El modelo ADCAT, del inglés Activation-Decisión-Construction-Action, (Walczyk, J. et al. 2014), ha sido resaltado como un modelo ejemplar porque presenta un marco teórico propio que apoya la hipótesis del esfuerzo cognitivo y ofrece una modalidad de entrevista con la que se trata de reducir la carga cognitiva y facilitar los relatos a las personas sinceras, a la vez que se dificulta la tarea mental a los mentirosos. (Feijoo, M.F., 2018)

Los constructos centrales del modelo ADCAT son los | esquemas cognitivos y la | teoría de la mente (ToM).. Para profundizar de una manera sencilla sobre el concepto de teoría de la mente, puede acceder a los siguientes videos, mediante estos dos enlaces: | teoria de la mente.mp4 y | Teoría de la Mente.

Específicamente, a lo largo de un engaño grave (es decir, un engaño que implica alto riesgo), los individuos están infiriendo los estados mentales actuales o potenciales de los receptores y tomando medidas para minimizar la asignación de recursos cognitivos durante su declaración para parecer honestos y mentirosos

El modelo ADCAT está formado por cuatro componentes la activación de la verdad, la decisión como alterar engañosamente la información compartida, la construcción de un engaño y la acción (actuar sincero, mientras se entrega una mentira). Es en la fase de la construcción en donde se elabora el mensaje falso, o se recupera si ya se había elaborado previamente. Es aquí donde adquiere mucha importancia el principio de plausibilidad, que nos dice que elaborar una mentira partiendo de recuerdos reales es relativamente más sencillo, recurrir a esquemas cognitivos resultaría más complejo, y por último inventar por completo la mentira es lo que más esfuerzo cognitivo requiere.

Con el ánimo de describir en mayor profundidad el Principio de Plausibilidad y su relación con el relato mentiroso, es necesario resaltar que los mecanismos y procesos cognitivos implicados tanto mentir como decir la verdad, conllevan el funcionamiento de la memoria. La memoria humana se estructura en tres componentes sucesivos (Atkinson y Shiffrin, 1968; Baddeley y Hitch, 1974) conocidos como memoria sensorial (MS) que retiene la información adquirida mediante los sentidos sólo durante una fracción de segundo, es automática y ajena al control consciente), la memoria de trabajo (MT) que puede contener una cantidad limitada de información durante un tiempo también limitado, que puede prolongarse mediante la repetición, allí se manipula la información y es donde inhibimos la verdad y construimos la mentira. La memoria a largo plazo (MLP) que puede almacenar cantidades enormes de información, tanto | episódica (recuerdo de hechos o acontecimientos, incluyendo los recuerdos autobiográficos), como |semántica (información factual como el significado de una palabra o la tabla de multiplicar). El almacenamiento en la MLP es potencialmente permanente, si bien puede producirse olvido y diversas distorsiones del recuerdo. (Blandón-Gitlin, I. et al., 2017)

Por otra parte, en la interacción que se establece entre emisor mendaz y el receptor del engaño, aparecen conductas estratégicas (voluntarias) y no estratégicas (involuntarias) en el mentiroso como consecuencia de diversos factores, tales como el objetivo buscado con la mentira, las habilidades de comunicación, o los procesos de influencia mutua entre ambos fruto de esa interacción (Burgoon, Buller, White, Afifi, & Buslig, 1999).

A esas conductas estratégicas que se dan principalmente en el componente de construcción Walczyk, denomina | Estrategias de Gestión de impresiones, que el individuo activa en la MT para manipular e influenciar las percepciones del receptor mediante la regulación y el control de la información en la interacción social.

Ahora bien, entrando en detalle sobre el Principio de Plausibilidad, aunque algunos mentirosos son muy creativos ( Walczyk, Runco, Tripp y Smith, 2008 ), para ser verosímiles, es poco probable que las mentiras graves sean creativas. Con base en las creencias de la ToM sobre qué objetivos son verosímiles, al elaborar la Estrategia de Gestión de Impresiones, especialmente para narrativas falsas, los interrogados tenderán intuitivamente a: a) intentar alterar la verdad mediante una información episódica relacionada de un evento personal o experimentado en el pasado. (Levine et al. al., 2010; Malone et al., 1997; Stromwall & Willén, 2011; Walczyk et al., 2003) u otras fuentes experimentadas personalmente de detalles vívidos y auténticos (por ejemplo, una escena de una película realista), que sean congruentes con su objetivo al mentir. Este engaño, que se basa principalmente en recuerdos veraces, involucra infracciones de calidad. Se preferirán memorias codificadas o activadas recientemente (Leins et al., 2013) debido a la mínima degradación de los detalles. b) Si los recuerdos auténticos no están disponibles, tal vez debido a la limitada experiencia vital relevante, los esquemas y los guiones de lo que es típico en un contexto social particular servirán como base, aunque son más vagos pero convencionales (Sporer & Schwandt, 2007). Si estos guiones no están disponibles, c) La Gestión de Impresiones se ensamblará de forma inferencial a partir de información variada activada desde MLP y en el entorno ( Smith, 1998 ), imponiendo una carga cognitiva alta (Sporer & Schwandt, 2007). Esta ordenación prevista es el principio de plausibilidad. De a) a c), la carga cognitiva intrínseca de la construcción generalmente aumenta, y la plausibilidad generalmente disminuye.

Poca investigación ha examinado cómo se construyen las mentiras. Un informe de Leins et al. (2013) apoya este principio. En dos estudios, se instruyó a los adultos a mentir sobre un evento reciente de la vida y luego describir cómo lo hicieron; El 67% de los participantes en el Estudio 1 y el 86% en el Estudio 2 informaron haber alterado un recuerdo de un evento real, generalmente reciente. El 33% restante de los participantes del Estudio 1 informó "una historia plausible", sugiriendo que usaron esquemas o guiones. Como segunda opción predicha por el principio de verosimilitud, deberían proporcionar la base de la Estrategia de Gestión Impresiones con menos frecuencia. También al apoyar el principio, cuando se construye la Estrategia de Gestión de Impresiones, es probable que los niños alteren los recuerdos de los eventos reales (Strömwall, Granhag y Landstrom, 2007).

Otro estudio de Strömwall y Willén (2011) también apoya lo expuesto. Los investigadores pidieron a 35 delincuentes convictos que describieran las estrategias que utilizan para engañar a las autoridades. Aquellos relevantes para la manipulación de la información se relatan aquí. Permanecer cerca de la verdad, porque tales engaños son más fáciles de recordar, fue la estrategia más común informada, seguida por mantener las respuestas simples, verosímiles y tan detalladas como se requiere. En general, estas estrategias intentan minimizar la carga cognitiva y maximizar la credibilidad mediante el uso de experiencias auténticas, todas consistentes con el principio de plausibilidad. Colwell, Hiscock-Anisman, Memon, Woods y Michlik (2006) informaron estrategias similares de manipulación engañosa de la información.

Aplicaciones y Críticas

Es preciso dotar de mayor validez empírica a todas aquellas hipótesis planteadas en este modelo. (Masip et al., 2016). Pese a los buenos resultados obtenidos, tan solo Walczyk y su equipo la han puesto a prueba y únicamente en el contexto de laboratorio (Masip & Herrero, 2015b)


Referencias

Blandón-Gitlin, I. et al. (2017). Cognición, emoción y mentira: Implicaciones para detectar el engaño. Anuario de psicología jurídica. doi: http://dx.doi.org/10.1016/j.apj.2017.02.004

Burgoon, J. K., Buller, D. B., White, C. H., Afifi, W., & Buslig, A. L. (1999). The role of conversational involvement in deceptive interpersonal interactions. Personality and Social Psychology Bulletin, 25 (6), 669-686. doi:10.1177/0146167299025006003

DePaulo, B. M., Zuckerman, M. y Rosenthal, R. (1980a). Detecting deception: Modality effects. Review of Personality and Social Psychology, 1, 125-162.

Feijoo,M.C., (s.f.). Repositorio Comillas. Recuperado el 30 de Mayo de 2018, de https://repositorio.comillas.edu/xmlui/handle/11531/25939 García, A. (2012). La Teoría de Redes Relacionales: Correlatos neurológicos de un modelo lingüístico conexionista. Onomázein, 26(2), 221-257.

INEN. (s.f.). INEN Neurociencias del Norte. Recuperado el 30 de Mayo de 2018, de http://www.inen.com.ar/secciones/memoria.html

MARTÍNEZ, F.E.,. (2006). El Proyecto Computacional Conexionista En El Análisis Teórico De La Actividad Conciente. Revista Latinoamericana de Psicología , 38 (1), 137-148. Recuperado el 29 de mayo de 2018, en http://www.scielo.org.co.ez.urosario.edu.co/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0120-05342006000100009&lng=en&tlng=en.

Masip, J., Blandón-Gitlin, C. y Herrero, C. (2016). An empirical test of the decision to lie component of the Activation-Decision-Construction-Action Theory (ADCAT). Acta Psychologica, 169, 45-55.

Masip, J. y Garrido, E. (2000). La evaluación de la credibilidad del testimonio en contextos judiciales a partir de indicadores conductuales. Anuario de Psicología Jurídica, 10, 93-131.

Masip, J. y Herrero, C. (2015). Nuevas aproximaciones en detección de mentiras I. Antecedentes y Marco teórico. Papeles del psicólogo, 36(2), 83-95.

Psychology; reports outline psychology study findings from university of salamanca an empirical test of the decision to lie component of the activation-decision-construction-action theory (ADCAT)]. (2016 cognitive framework for understanding serious lies: Activation-decision-construction-action theory. New Ideas in Psychology, 34, 22-36. doi: http://dx.doi.org/10.1016/j.newideapsych.2014.03.001). Psychology & Psychiatry Journal, 647. Retrieved from [2]

Tirapu, J. et al. (2007). ¿Qué es la teoría de la mente? Revista de Neurología, 44(8), 479-489.

Triglia A. (2018). Psicología y Mente. Recuperado el 30 de mayo de 2018, de https://psicologiaymente.net/psicologia/esquemas-cognitivos

Triglia A. (2018). Psicología y Mente. Recuperado el 30 de mayo de 2018, de https://psicologiaymente.net/psicologia/teoria-de-la-mente

Valcárcel, A. J. (julio de 1995). Revista Cubana de Medicina Militar. Recuperado el 30 de mayo de 2018, de http://bvs.sld.cu/revistas/mil/vol24_2_95/mil11295.htm

Herramientas personales
Espacios de nombres

Variantes
Acciones
Navegación
Herramientas