Reality Monitoring (RM)

De Mentira Pedia
Saltar a: navegación, buscar

--Isabel Fuertes Barrio (discusión) 09:58 4 jun 2017 (UTC)

Contenido

Introducción

¿Es posible saber si alguien te está mintiendo? ¿Qué pistas da el mentiroso a las que poder agarrarse para determinar que pretende engañarte?

A lo largo de la historia se han desarrollado multitud de procedimientos para tratar de detectar la mentira e identificar a los mentirosos.

En la actualidad existen tres enfoques principales disponibles para detectar el engaño:

-El primero hace referencia a los indicadores fisiológicos estudiados en relación con la veracidad del testimonio entre lo que se encuentran el polígrafo, el registro de potenciales evocados relativos a eventos, medida de tiempo de reacción (TR) y el análisis de la imagen obtenida mediante resonancia magnética funcional (FMRI).

-El segundo enfoque se centra en los correlatos no verbales (parpadeo, contacto visual, evitación de la mirada, movimientos de la cabeza, automanipulaciones…) y paraverbales (duración del mensaje, número de palabras, tasa del habla, tono de voz, latencia de respuesta…) del engaño.

-El tercero se centra en el análisis del contenido verbal de una declaración de un testigo. Se apoya en la idea de que no son los mentirosos los que se diferencian de las personas sinceras, sino sus mensajes falsos los que difieren de los verdaderos. Los orígenes de este tercer enfoque para la detección del engaño son diversos, ya que a pesar de algunas similitudes entre los varios enfoques verbales existentes estos surgieron en diferentes contextos, así como en diferentes épocas históricas.

La necesidad jurídica de poder determinar cuál es el nivel de credibilidad de una declaración ha dado lugar, a lo largo de los años, al desarrollo de técnicas basadas en el análisis del contenido de la declaración.

El análisis de los contenidos verbales de las declaraciones registra diferentes paradigmas teóricos. La lógica que subyace a estas técnicas es que se produce una variación de los contenidos de las declaraciones cuando éstas se refieren a sucesos inventados respecto a cuando se refieren a hechos reales. Se han formulado varios protocolos para discernir entre ambos tipos de memorias siendo los más salientes y efectivos son la Técnica de Análisis de CBCA (Análisis de Contenido basado en Criterios) y el Reality Monitoring (RM) (control de la realidad) donde el análisis del mensaje verbal se basa en el origen de la fuente. En contraste con el enfoque CBCA, es importante señalar que el enfoque del control de la realidad no era originalmente un método para evaluar el estado de veracidad de una declaración, sino para describir cómo las personas discriminan entre recuerdos de fuentes externas e internas (por ejemplo, de la imaginación).


Definición

En un artículo titulado Reality Monitoring (RM) (Control de realidad), Johnson y Raye (1981) plantearon su argumento que señalaba la posibilidad de que existieran diferencias cualitativas entre las memorias reales y las falsas memorias, las que estaría determinadas por el origen del recuerdo (en Diges, 1997). De este modo, la propuesta incluía una separación entre el recuerdo y su origen, distinguiendo de acuerdo con éste último entre memorias de origen interno y externo. En teoría, las diferencias entre las representaciones de memorias generadas internas y externamente reflejarían diferencias entre los procesos psicológicos implicados en la formación de cada una (Schooler et al, 1986); las memorias de origen externo se generarían como resultado de procesos perceptivos, mientras que las de origen interno resultarían de la imaginación o el pensamiento. El Paradigma del Control de la Realidad considera la existencia de mayor información sensorial y contextual en los acontecimientos percibidos realmente frente a aquellos que son producto de la imaginación que estarían guiados principalmente por información cognitiva.

Johnson y Raye sostienen que hay cuatro atributos o tipos de información diferentes que pueden estar presentes en los recuerdos de alguien: información contextual (relativa al espacio y al tiempo), información sensorial (formas, colores, etc.), información semántica y operaciones cognitivas. Sugieren que las memorias externas (es decir, las de eventos percibidos o experimentados) contendrán más detalles contextuales, sensitivos y semánticos que las memorias generadas internamente (eventos imaginados). Este último, por otra parte, contendría más referencias a los procesos cognitivos en el momento de la codificación.


Objetivos

Basados en procesos perceptivos, los recuerdos basados en la experiencia deberían contener más información sensorial, contextual y afectiva que los recuerdos no basados en la experiencia. En contraste con la CBCA, el enfoque de RM no sólo contiene criterios de verdad, sino también un criterio de mentira: los recuerdos no basados en la experiencia deben contener más indicadores de operaciones cognitivas como pensamientos y razonamiento (Vrij, Mann, Kristen y Fisher, 2007).

Cuando la declaración conste de una mayor información sensorial y contextual el emisor estará recordando acontecimientos percibidos. Sin embargo, cuando su declaración contenga una mayor cantidad de operaciones cognitivas probablemente se estará informando de acontecimientos imaginados. Loftus, Korf y Schooler (1989) recogen los resultados de investigaciones que demuestran cómo la gente puede producir declaraciones sinceras pero no reales acerca de lo que les ha sucedido asimilando información no verídica en su memoria. Asimismo, describen la técnica del Feedback Negativo para las llamadas memorias sugeridas (basadas en fantasías, imaginaciones y/o sucesos que no han ocurrido realmente), por la que los sujetos estarían menos dispuestos a creer que están equivocados si se les aporta la información falsa sugerida junto a la información real. La aplicación práctica del paradigma RM se realiza a través de dos pruebas para la evaluación de la credibilidad: 1) el Cuestionario de Características de la Memoria (Memory Characteristics Questionnaire –MCQ-) (Jonhson, Foley, Suengas y Raye, 1988) y 2) el Cuestionario de Valoración de las Características de la Memoria (Judgment of Memory Characteristics Questionnaire –JMCQ-) (Sporer, 1997).

El enfoque RM proporciona una lista de criterios que son indicativos de declaraciones verdaderas basadas en información externa o de declaraciones inventadas basadas en información interna (Sporer, 1997, 2004). Como RM todavía no ha sido estandarizado, hay varias versiones con diferentes criterios. Por ejemplo, Sporer (1997) presenta ocho criterios (ver Tabla 1), pero Vrij, Akehurst, Soukara y Bull (2004b) utilizan sólo cuatro criterios (detalles visuales, auditivos, temporales y espaciales).

Numerosos estudios con el modelo RM han demostrado la relativa facilidad de distinguir entre las memorias reales y las imaginadas (Jonhson y Raye, 1981; Jonhson, Raye, Foley y Foley, 1981; Slusher y Anderson, 1987). El MCQ (Memory Characteristics Questionnaire) y el JMCQ son instrumentos diseñados con el propósito de evaluar si la información de una declaración ha sido realmente experimentada o es una historia inventada.

El MCQ fue elaborado por Johnson y colaboradores en 1988 con la finalidad de extrapolar su base teórica a los estudios empíricos. Se trata de un test compuesto por 39 ítems y cuya aplicación, a modo de autoevaluación, permite valorar la claridad de un determinado recuerdo en función de la distribución que en él tienen los cuatro cualitativos que permiten diferenciar los recuerdos internos y externos. Los resultados de la aplicación del MCQ confirman las diferencias entre los recueros experimentados e imaginados que teóricamente predecía el modelo RM.

Con el fin de mejorar la investigación, en el año 1994 Sporer y Kuepper (Sporer, 2004) deciden adaptar el test MCQ de Johnson et al. (1988) para poder usarlo en la valoración del testimonio con la peculiaridad de que, en este caso, no se lleva a cabo una auto-evaluación, sino que se crea una herramienta con la que valorar el testimonio de otros. Surge así el JMCQ – Judgment Memory Characteristics Questionnaire, o Cuestionario de Juicios de las Características del Recuerdo en Castellano –, compuesto por ocho criterios (ver Criterios). Estos ocho criterios constituyen la escala general del JMCQ de Sporer y Kuepper, sin embargo, cada uno de ésos criterios se divide en diferentes subescalas de valoración, por lo que, si aplicamos el JCMQ de manera completa se contaría con un test de entre 34 y 43 ítems que es una herramienta no estandarizada en España y no existe un consenso por parte de los investigadores a la hora de utilizar unos ítems u otros.

Criterios ampliados del RM de Sporer (1997,2004)

Claridad (claridad, viveza en vez de vaguedad)

Información sensorial (tal como sonidos, gustos o detalles visuales).

Información espacial (lugares, ubicaciones)

Información temporal (ubicación del evento en el tiempo, descripción de secuencias de eventos)

Afecto (expresión de emociones y sentimientos sentidos durante el evento)

Reconstrucción de la historia (plausibilidad de reconstrucción del evento tras la información dada)

Realismo (plausibilidad, realismo y sentido de la historia)

Operaciones cognitivas (descripciones de inferencias hechas por otros durante el evento)


Eficacia

En 1992, Alonso-Quecuty llevó a cabo el primer experimento en que se sometía a prueba la validez del Reality Monitoring (RM) (Johnson y Raye, 1981) para diferenciar entre testimonios verdaderos y falsos, dando lugar a una línea de investigación prometedora que se ha mantenido hasta la actualidad y donde se confirma que las declaraciones verdaderas contienen más información contextual y más información sensorial que las declaraciones falsas que contienen más información cognitiva pero esos resultados aparecían sólo si el sujeto no tenía tiempo para preparar su testimonio falso ya que cuando sí disponía de él ocurría lo contrario, es decir el tiempo disminuía la información idiosincrática de los relatos. Esto puede ser explicado porque el proceso que nos permite recuperar información de nuestra memoria no sigue siempre el mismo patrón y factores como el tipo de información procesada, la edad del sujeto y el número de veces que se ha repetido el acontecimiento o el pensamiento provoca que se aprecien variaciones en el mismo.

Al entrenar a sujetos con los criterios RM se encuentra un porcentaje promedio del 79% en las clasificaciones correctas (un 83% de acierto en declaraciones referidas a hechos experimentados realmente y un 75% de acierto para las declaraciones referidas a hechos imaginados) (Sporer, 1997). Vrij et al. (2000) encuentran resultados optimistas en cuanto a la detección de los hechos verídicos y falsos con la aplicación conjunta de los CBCA (Análisis de Contenido basado en Criterios), RM y el análisis del comportamiento no verbal.

A pesar del soporte teórico que sustenta las categorías de realidad del RM y que el RM sería fácil de usar y consume menos tiempo (Sporer, 1997; Vrij, Edward, Roberts, y Bull, 2000), a lo que añadimos una mayor facilidad y consistencia en la codificación (especialmente si se siguen las escalas de Sporer), los estudios científicos no apoyan, en general, la efectividad de este sistema categorial, a pesar de que Aldert Vrij (2008) obtuvo, en una revisión de la literatura, una tasa clasificatoria global de verdad y mentira superior al azar, del 68.80%. Así, en la mayoría de las investigaciones sólo algunos criterios discriminan entre verdad y mentira; en varios, la puntuación total tampoco discrimina entre verdad y mentira; algunas categorías son escasamente útiles para esta tarea (p.ej., reconstrucción de la historia, información espacial); e incluso se han obtenido resultados contarios a la predicción del modelo (e.g., operaciones cognitivas asociadas a verdad) (Masip et al., 2005; Vrij, 2008). Este sistema categorial presenta dos limitaciones adicionales para la práctica forense: no incluye un estudio de la validez, ni un modelo de decisión, simplemente se trata de una hipótesis científica que no puede extrapolarse al campo forense en las condiciones en que se encuentra su formulación.

Jaume Masip y colaboradores (Masip, Sporer, Garrido, & Herrero, March 2005 Vol. 11 (1)) trataron de revisar todos los estudios disponibles realizados en varios países con el fin de arrojar algunas conclusiones generales sobre el poder discriminativo del enfoque del RM y concluyó que la utilidad de algunos de los criterios individuales es, en el mejor de los casos, limitada y poco clara. En muchos casos sólo una minoría de los criterios examinados en cada estudio individual ha discriminado adecuadamente: los resultados nulos abundan y, a veces, se han encontrado diferencias contrarias a las predichas. Entre los criterios más discriminatorios destacan los detalles visuales y auditivos, la información contextual, la información del tiempo y el realismo. Mientras que algunos estudios han reportado información más cognitiva o "idiosincrásica" en informes engañosos, en otros estudios, contrariamente a las expectativas, las operaciones cognitivas se han encontrado repetidamente más frecuentemente en relatos verdaderos. Algunos de los criterios están influenciados por variables de moderador como el retraso y la oportunidad de preparar un relato, que deben tenerse en cuenta. Por otra parte, la falta de definiciones claras en algunos estudios y las diferentes operacionalizaciones de los criterios utilizados por los diferentes autores hacen que sea difícil comparar los resultados entre los estudios y podría ser responsable de los hallazgos contradictorios que han surgido. Es necesario que los investigadores se pongan de acuerdo sobre los criterios que deben utilizarse y cómo deben definirse, para normalizar el sistema de RM. Además, algunos autores usaron escalas de clasificación (por ejemplo, para claridad / vivacidad) mientras que otros usaron recuentos de frecuencia (por ejemplo, detalles visuales). Aunque las frecuencias pueden codificarse de manera más fiable, la mayoría de los estudios no han controlado el número de palabras contenidas en relatos verídicos y engañosos (que a menudo difieren). Una notable excepción es el estudio de Granhag et al. (2001), quien señaló que los resultados pueden diferir cuando se utiliza esta corrección. Además, la influencia de las variables moderadoras sobre la ocurrencia de los criterios RM debe ser examinada con más detalle.

En 2013 Valverde Soto, Ruíz Hernández, & Llor Estéban, tomando la base teórica de Johnson y Raye (1981), crearon un estudio empírico en el que, sobre una muestra de 40 estudiantes, para evaluar las diferencias de contenido existentes entre una serie de relatos reales y falsos aplicando el test JMCQ de Sporer y Kuepper (1995, 2004). Los principales resultados permitieron establecer un grado de acierto situado por encima de los niveles de azar, así como confirmar la tendencia habitual de la herramienta a detectar con más precisión los relatos honestos que los falsos, permitiéndonos concluir que el modelo RM podría establecerse como una herramienta de apoyo a la hora de valorar la credibilidad de un testimonio, si bien es cierto que no podría usarse como herramienta definitiva para distinguir un testimonio verídico de uno falso.

Un meta análisis realizado por Oberlader y colaboradores (Oberlader, y otros, 2016 40 4) en el que pretendían estimar la efectividad de la CBCA (Análisis de Contenido basado en Criterios) y RM en la discriminación entre declaraciones veraces e inventadas concluyó que en particular en lo que respecta a los casos de abuso sexual infantil, en los que es frecuente que las declaraciones de la presunta víctima y / o perpetrador sean la única prueba, la seguridad jurídica es difícil de establecer. En estas constelaciones de declaración contra declaración, las ayudas a la decisión basadas en técnicas basadas en el contenido pueden constituir una parte psicológica importante de la investigación judicial (como es el procedimiento estándar en los tribunales alemanes, Niehaus, 2000). Cabe destacar que los puntajes de CBCA (Análisis de Contenido basado en Criterios) o RM nunca han sido diseñados para constituir la única base para la veracidad de las declaraciones, sino que deben ser integrados en una evaluación integral de los factores personales (por ejemplo, capacidades cognitivas) y situacionales Archivo de estudios y entrevistas de diagnóstico. Como este procedimiento representa una tarea sofisticada, los usuarios deben estar familiarizados con el fondo teórico y bien entrenados en el uso práctico de CBCA (Análisis de Contenido basado en Criterios) o RM. Sin embargo, hasta donde sabemos, la validez incremental de las otras partes de la evaluación de la validez de la sentencia aún no se han probado empíricamente. Además, podemos afirmar que -al menos para el uso de la codificación CBCA (Análisis de Contenido basado en Criterios)- el conjunto completo de criterios aumenta la confiabilidad y validez de la evaluación. Además, ambos métodos son igualmente aplicables, ya que el análisis del moderador no mostró una diferencia significativa en la efectividad de la CBCA (Análisis de Contenido basado en Criterios) y RM. En resumen, es seguro concluir que las técnicas basadas en el contenido están, actualmente, entre los mejores métodos empíricamente validados disponibles para la veracidad de las declaraciones.


Aplicación

En España, se ha formulado un protocolo de evaluación psicológico-forense que va más allá de la evaluación de la realidad del testimonio, al incluir la evaluación del daño psicológico (huella psicológica del crimen), y la capacidad para testimoniar. Éste se puede aplicar en su totalidad o en parte, según el mandato judicial, a menores, adultos o discapacitados, y a otros delitos diferentes de los abusos sexuales. El Sistema de Evaluación Global (SEG) que resulta de un compendio de diversas estrategias de análisis de la fiabilidad (CBCA (Análisis de Contenido basado en Criterios) y Reality Monitoring) y validez de la declaración (S.V.A (Análisis de Validez de la Declaración) y SRA) a la vez que de la huella psicológica y de la simulación de la misma.


Referencias

Alonso-Quecuty, M. L. (1992). Deception detection and reality monitoring: A new answer to an old question? En F. Lösell, D. Bender, & T. Bliesener, Psychology and law. International perspectives (págs. 328-332). Berlin: Walter de Gruyter.

Arce, R., & Fariña, F. (2005). Peritación psicológica de la peritación del testimonio, la huella psíquica y la simulaicón: El sistema de Evaluación Global (SEG). Papeles del Psicólogo, 59-77.

Arce, R., & Fariña, F. (2013). Psicología forense experimental. Testigos y testimonio. Evaluación cognitiva de la veracidad de testimonios y declaraciones. En S. Delgado, & J. M. Maza, Tratado de medicina legal y ciencias forenses: Vol V Psiquiatría legal y forense (págs. 21-46). Barcelona: Bosch.

Arce, R., & Fariña, F. (Papeles del Psicólogo). Peritación psicológica de la credibilidad del testimonio, la huella psíquica y la simulación: El sistema de evaluación global (SEG). 2005, 59-77.

Arce, R., Villar, R., & Sotelo, A. (2005). Contraste de la efectividad en el manejo de los criterios empíricos para la estimación de fiabilidad a testimonios por legos. Psicología jurídica, de la violencia de género, 45-52.

Hernandez-Fernaud, E., & Alonso-Quecuty, M. L. (2004). Teorías implícitas sore la mentira¿Qué es mentir? . Estudios de Psicologia, 25: 1 , 3-12. Johnson, M. K., & Raye, C. L. (1981). Reality Monitoring. Psychological Review Vol. 88 (1), 67-85.

Juarez López, J. R. (2004). La credibilidad del testimonio infantil ante supuestos de abuso sexual: indicadores psicosociales. Girona, España: Universidad de Girona.

Manzanero, A. L. (1991). Realidad y Fantasía:Credibilidad, Metamemoria y Testimonio . Madrid: Universidad Complutense de Madrid.

Masip, J., Sporer, S. L., Garrido, E., & Herrero, C. (March 2005 Vol. 11 (1)). The Detection of deception with the Reality Monitoring Approach: A review of the empirical evidence. Psychology, Crime & Law, 99-122.

Muñoz García, J. J., Navas Collado, E., & Graña Gómez, J. L. (2003). Evaluación de la credibilidad mediante indicadores psicofisiológicos, conductuales y verbales. Anuario de Psicología Jurídica Volumen 3, 61-86.

Navarro Medel, C. (2006). Tesis para Optar al Grado de Magister en Psicología mención Psicología Clínica Infanto Juvenil. Santiago , Chile: Facultad de Ciencias Sociales Escuela de Postgrado.

Oberlader, V. A., Naefgen, C., Koppehele-Gossel, J., Quinten, L., Banse, R., & Schmidt, A. F. (2016 40 4). Validity of Content-Based Techniques to Distinguish True and Fabricated Statements: A Meta-Analysis. Law and Human Behavior, 440-457.

Valverde Soto, M. J., Ruíz Hernández, J. A., & Llor Estéban, B. (2013). Valoración de la Credibilidad del Testimonio: Aplicación del Modelo Reality Monitoring. Revista internacional de Psicología 12 2.

Herramientas personales
Espacios de nombres

Variantes
Acciones
Navegación
Herramientas